El primer saco con fondo replegado en el mundo que se fabrica automáticamente a base de tejido PP

El concepto PP*STAR® aúna las ventajas del tejido a base de cintas pequeñas de polipropileno y la lámina de BOPP impresa, en un futurista material de envasado para mercancías secas a granel para su venta en el comercio minorista. Los sacos PP*STAR® confeccionados con fondo replegado son ideales para piensos secos de animales de compañía y fertilizantes para el jardín, resultando también adecuados para otros productos como semillas, harina, azúcar o arroz.

Ligeros, robustos, atractivos y ecológicos

Cuanto más se perfecciona el material de envasado, más ligero es: 
un menor peso implica también un menor consumo de material, unos costes más bajos de los materiales y la preservación del medio ambiente.

El requisito implica, por tanto, el cumplimiento de importantes exigencias como la resistencia a la tracción y a la rotura, aunque con una capa de material más fina y liviana. En aplicaciones para mercancías a granel en grandes cantidades, especialmente allí donde era preciso proteger estas mercancías de la intemperie o de la rotura, hasta ahora no se podía recurrir a los sacos de papel de varias capas o a los sacos de una gruesa lámina de plástico. 

Hasta ahora: 
Porque un material compuesto de tejido a base de cintas pequeñas de polipropileno laminado de BOPP tiene suficiente resistencia incluso para las mayores capacidades de llenado, con lo que no se requiere ya un envasado de varias capas. Un saco PP*STAR® de una sola capa para 25 kg de contenido pesa como promedio solo 118 g, lo que implica una reducción de peso de más del 55 %, en comparación con un saco de papel de 4 capas del mismo tamaño.

Fondo replegado con efecto especial 

El saco PP*STAR® de Starlinger es un saco de fondo replegado de tejido a base de cintas pequeñas de polipropileno, laminado con una lámina de BOPP impresa (BOPP = polipropileno orientado biaxialmente). Su resistencia y estabilidad únicas se deben a las propiedades especiales del tejido a base de cintas pequeñas: durante el proceso de extrusión las cintas pequeñas de polipropileno se estiran y orientan para aumentar su resistencia a la extensión. A continuación se fabrica a base de éstas el tejido tubular. Finalmente se realiza la laminación de la lámina de BOPP (impresa por el reverso para proteger del desgaste el motivo de impresión) mediante una capa adherente de fino polipropileno extruido. El resultado es una solución de envasado imbatible, atractiva, liviana y resistente a la rotura, con resistencia al desgarre y a las perforaciones. 

Galería de fotografías

Informaciones adicionales